sábado, 1 de marzo de 2008

Beneficios empresariales que tiene la publicidad


Hay dos opiniones muy respetables en cuanto a los aspectos económicos de la publicidad. La primera piensa que la publicidad es un gasto para la empresa, puesto que cuesta dinero, frecuentemente altas cifras económicas. Y este coste repercute negativamente sobre el precio del producto. Por lo tanto, esta afirmación no cree en los beneficios económicos de la publicidad y en una situación de recortes presupuestarios lo primero que se eliminaría sería la publicidad.

La segunda opinión nunca ve a la publicidad como un gasto, sino como una inversión. El coste de la publicidad en este caso afecta positivamente a los beneficios económicos y de imagen de la empresa. En consecuencia, en una situación de crisis, eliminar la publicidad sería un error.

Mi opinión con respecto al tema está en ver a la publicidad como una inversión y voy a tratar de explicar porqué.

El beneficio de una empresa depende de las ventas, el precio del producto y los costes del producto. La publicidad apoya a estas tres variables de la siguiente forma:

Las ventas de los productos anunciados son más altas que las de los productos que no se anuncian. Esto se debe, a que para la sociedad, lo que no se anuncia “no existe”. Además, los productos anunciados dan más seguridad al consumidor y se crea un vínculo de familiaridad.

Al aumentar las ventas, también aumenta la producción. Gracias a la economía de escala, el coste por unidad baja y se reducen los costes. De esta forma, la publicidad no tiene porqué incrementar el precio del producto.

De todos modos, la publicidad influye en la inelasticidad, ya que produce un efecto de rigidez en la curva de la demanda. Es decir, el aumento del precio no va a provocar un descenso en la demanda. Por lo tanto, se pueden atender a tres criterios para fijar los precios, los costes, la demanda o la competencia, siendo la publicidad beneficiosa, sea cual sea el criterio que se considere. Se puede optar por una política de precios bajos, una política de producto dirigido a un mercado (demanda) de gente de alto poder adquisitivo, o por una política de precios estratégica sobre la competencia.

Pero no solo son beneficios cuantitativos los que produce la publicidad. También, gracias a la publicidad, consiguen asentarse antes en el mercado productos o alteraciones muy novedosas. Contribuye a modificar hábitos y valores ayudando, por ejemplo, a eliminar la estacionalidad de muchos productos. Y es capaz de fidelizar al cliente y crear comunidades de fan del producto.

Blog a favor del consumidor, la publicidad, el marketing y la fotografía