martes, 18 de septiembre de 2007

Las comparaciones son odiosas

Otra forma en la que me gusta hablar de publicidad es comparándola con una relación amorosa. Yo opino que los celos son un indicador de salud de la pareja. Cuando hay celos, no hay en consecuencia confianza y la confianza es uno de los pilares básicos. En este sentido yo no veo los celos como algo positivo aunque sean en muy pequeña medida. Los celos vienen de la desconfianza y en una relación comercial la confianza también es otro de los pilares básicos. Así que, ¿Cómo evitar la existencia de celos? En una relación amorosa los celos no siempre vienen de la creencia de que tu pareja te esta engañando con otro/a o por lo menos le gustaría. En otros casos esto es producido por el miedo a perder a esa persona que tanto quieres. Por lo tanto, hay que intentar que tu pareja confíe en ti y demostrarle diariamente tu amor. En una relación comercial igual. La confianza se obtiene cumpliendo siempre lo prometido y se demuestra el amor dándole siempre a tu cliente lo que él quiere. Esto en publicidad yo lo traduzco en mensajes que la gente pueda entender, y no solamente ciertos, sino además yo incluyo con verosimilitud. Un ejemplo que se me ocurre podrían ser los 20 megas de Jazztel. La gente cuando escuchaba esto decía: - Si, claro, donde está el truco. Inmediatamente la gente lo asimilaba como un mensaje que no transmitía confianza.

Para demostrarle al cliente nuestro amor, él debe saber que nos interesamos por él y esto se consigue fundamentalmente con una atención al cliente lo más personalizada posible atendiendo siempre a sus necesidades, no a las de la empresa. Para los mensajes publicitarios igual, intentar conseguir la mayor segmentación posible, usar el marketing directo y las nuevas tecnologías y hacer investigaciones de mercado para que, conociendo al cliente, se elabore un mensaje acorde a su forma de vida, intereses o creencias. Solo así se consigue el amor verdadero entre empresa y cliente y en efecto se consigue fidelizar de forma efectiva.

Esta estrategia a mi me parece que es la más correcta, pero en cambio otras empresas más que fidelizar lo que buscan es atrapar. Como ejemplo pongo a las empresas de telefonía móvil, de las tres más importantes, ninguna se preocupa tanto de fidelizar como de atrapar nuevos clientes. Las mejores ventajas las obtienen los futuros clientes, no los ya establecidos. Y en otros casos las aparentes ventajas solo pretenden atrapar al cliente con un compromiso de permanencia. Yo en consecuencia, le soy infiel a las tres y no estoy enamorado de ninguna pero a pesar de la incomodidad que produce la infidelidad, paradójicamente esto es lo que más me beneficia. 27 agosto 17:07(http://maps1984.spaces.live.com/)

Blog a favor del consumidor, la publicidad, el marketing y la fotografía