miércoles, 2 de abril de 2008

Fotografía publicitaria vs. Fotografía artística

Las diferencias que existen entre estos dos conceptos son las diferencias que, del mismo modo, existen entre la publicidad y el arte en la actualidad.

En el arte es posible romper cualquier norma, llegando incluso a ofender al espectador. Estas manifestaciones de arte, rompedoras y vanguardistas, incomodan y son rechazadas mayoritariamente por su incomprensión. Pero si logran asentarse, poco a poco van adquiriendo prestigio y ganándose la aceptación del público. Es aquí donde entra la publicidad, vampirizando esas manifestaciones. La publicidad, a diferencia del arte, es oportunista. Se opone a un enfrentamiento con el público y busca un aprovechamiento de fenómenos de éxito. Fijémonos como, por ejemplo, las películas con una buena crítica por parte del público, o con una gran comunidad de fans, son usadas frecuentemente en la publicidad.

Otra diferencia es que la fotografía publicitaria, a diferencia de la artística, suele llevar texto. Este no suele ser muy extenso, como mínimo el nombre de la marca, y como máximo se incluye un eslogan y una pequeña argumentación. No hay que obsesionarse con el número de palabras, más bien, hay que preocuparse por la visibilidad del texto, la simbiosis entre texto e imagen y destacar lo más importante, como el nombre de la marca y el eslogan. En una fotografía publicitaria la infografía es tan importante como la propia foto, y en consecuencia hay que dedicarle el tiempo que se merece en cuanto a su composición y creatividad tipográfica.

La fotografía publicitaria de dirige a un público objetivo. Nos tiene que preocupar que esa fotografía sea aceptada, fácilmente descodificada y del gusto del público al que se dirige. Muchas veces podemos ver fotos publicitarias que no entendemos bien, o que nos parecen vanguardistas, probablemente estemos ante una foto cuyo público objetivo no somos nosotros.

Una fotografía publicitaria tiene un objetivo comercial o institucional, más allá de la creación estética. En una fotografía artística, la plasmación del espíritu individual es el principal objetivo. Ambas fotografías pueden ser encargadas o por iniciativa propia, aunque a la publicitaria se la asocia más con el encargo y a la artística con la voluntad personal. Sin embargo una fotografía publicitaria puede ser artística y viceversa. La única forma de distinguirlas es por la finalidad de la obra.

Lo que sí tienen en común, y es un aspecto de vital importancia, es la creatividad, aunque dentro de esto también se diferencian. En la publicitaria, la creatividad debe contribuir a la eficacia del anuncio, y en la artística, la creatividad contribuye al valor de distinción de la obra.

No hay comentarios:

Blog a favor del consumidor, la publicidad, el marketing y la fotografía